La cooperación entre América Latina y la Unión Europea: una asociación para el desarrollo

La CEPAL ha analizado los flujos de cooperación vinculados a los Acuerdos de Asociación y al comercio (integración regional, facilitación de comercio, desarrollo de infraestructura, desarrollo institucional) y los componentes complementarios a estos (pobreza, gobernabilidad, fortalecimiento de la sociedad civil, entre otros) de la Programación de cooperación plurianual de la Comisión Europea 2007-2013 en América Latina —aun sin finalizar—, la que se estructura en tres programaciones: Regional (programas de alcance regional), subregionales (tres programaciones) y bilaterales (18 programaciones).

La Unión Europea (UE) es el mayor donante multilateral de Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) en América Latina y el primer donante si se considera en su conjunto los fondos aportados por los Estados miembros y la Comisión Europea. La cooperación financiera y técnica de la UE constituye un pilar fundamental en sus relaciones bilaterales con los países latinoamericanos. De hecho, la cooperación es el tercer pilar que conforman los Acuerdos de Asociación firmados en la última década entre la UE y gran parte de los países de la región.

Este esfuerzo financiero de la UE ha tenido un papel de más bajo perfil que los pilares políticos y comerciales, pese a que su aporte para poner en funcionamiento los acuerdos es clave al momento de establecer asociaciones más allá de los intereses comerciales y políticos. La cooperación permite, por ejemplo, alcanzar mejores estándares en materia de comercio, introducir nuevas tecnologías en el proceso productivo y de desarrollo.

Asimismo, la cooperción representa un aporte primordial para combatir la pobreza y la desigualdad, construir sociedades democráticas y desarrolladas en las que se respeten los derechos humanos, se promueva la formación de recursos humanos, y la protección del medio ambiente.