Mega ciudades e infraestructura en América Latina. Lo que piensa su gente

A finales del 2013, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) realizó una encuesta de opinión pública en cinco ciudades de América Latina para conocer la percepción que tienen los ciudadanos acerca de la calidad de vida, las necesidades de infraestructura urbana y los estándares de los servicios públicos. De las cinco ciudades encuestadas, tres son megaciudades (Ciudad de México, São Paulo y Buenos Aires) y dos se convertirán pronto en megaciudades (Bogotá y Lima).

Para este ejercicio, se adaptó la metodología desarrollada por la Iniciativa de Ciudades Emergentes y Sostenibles del BID que ha utilizado encuestas de este tipo en más de 15 ciudades, con foco especial en ciudades con poblaciones de entre 100 mil y 2 millones de habitantes.

La encuesta tiene como objetivo entender la situación actual de la infraestructura urbana y la provisión de servicios públicos que dependen de ella. A través de esta encuesta, es posible:

  • Identificar los temas más problemáticos para el desarrollo sostenible de las ciudades
  • Priorizar las problemáticas que más afectan la calidad de vida de sus habitantes
  • Profundizar el conocimiento de las necesidades básicas de sus habitantes

La encuesta se enfoca en 20 temas centrales permitiendo un marco multisectorial de análisis de la calidad de los servicios de la infraestructura. Esta diversa y extensa base de información permitió identificar los retos más críticos de nuestras ciudades para la sostenibilidad futura de América Latina. La encuesta reveló cuatro observaciones generales sobre la infraestructura urbana en América Latina:

  • Los habitantes de los centros urbanos de América Latina demandan mayor transparencia y participación.
  • Para los habitantes de las ciudades encuestadas pertenecientes a la clase media, la calidad del transporte afecta considerablemente su calidad de vida al ser estos los que más utilizan los medios de transporte públicos.
  • El acceso universal a servicios básicos de agua, saneamiento y electricidad sigue siendo un tema pendiente para las clases económicas bajas en las megaciudades de nuestra región.
  • La mayoría de los habitantes de las ciudades encuestadas consideran que los efectos del cambio climático los afecta directamente.