La Ciudad de México y Belo Horizonte cooperan para hacer de la cultura un derecho ciudadano

Belo Horizonte y la Ciudad de México cooperan para promover el diálogo constructivo sobre la educación artística y cultural como un derecho ciudadano.

El Director de Desarrollo Comunitario de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, Eli Evangelista Martínez, señaló que los Faros surgieron como un modelo para acercar a la población el arte y la cultura, donde se conjuntaran con las formas tradicionales que ya existían, por ejemplo, la cartonería que es reconocida en el mundo.

Representantes de Belo Horizonte realizaron una visita técnica a la Ciudad de México para el intercambio de experiencias en el marco de las actividades que emprenden las más de 500 ciudades, gobiernos y organizaciones del mundo conectados a la Agenda 21 de Cultura de la organización CGLU. 

Representantes culturales de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México (SCCDMX), del Consorcio Internacional Arte y Escuela A.C. (ConArte) y de la Escuela Libre de Artes (ELA) de Brasil compartieron sus modelos de enseñanza y cómo es el proceso de formación de educadores durante el conversatorio Arte-Educadores en Diálogo. Asimismo, los promotores culturales compartieron su visión de trabajar con un enfoque transversal, donde la impartición de la cultura sea multidisciplinaria e interdisciplinaria, en la que varias áreas converjan y la gente experimente de manera vivencial las artes. 

De manera previa, la directora de la Escuela Libre de Artes (ELA), Sänia Veriane Pereira de Almedia y su comitiva, en una visita de cuatro días recorrieron los Faros de Oriente, Milpa Alta, Tláhuac e Indios Verdes, los cuales tienen como objetivo generar una oferta cultural en las comunidades que viven en la periferia de la Ciudad de México. 


Por su parte, la directora de la ELA ?antes llamada Arena de Cultura que en 2014 recibió el Premio Internacional CGLU–Ciudad de México–Cultura 21, comentó que su propuesta de llevarle la cultura a los 2 millones de habitantes del municipio de Belo Horizonte se ofrece a través de 44 espacios multidisciplinarios, donde se trabaja en siete áreas: artes visuales, circo, danza, diseño popular, música, patrimonio cultural y teatro. El proyecto consiste en adentrar a la población a las artes sin importar la edad. En esta modalidad se implementa una escuela donde los asistentes trabajan en conjunto compartiendo el aprendizaje.

Lucina Jiménez se pronunció por mantener una red latinoamericana para fortalecer la discusión y pensar en la cultura no sólo como una política eventual, sino como una política de Estado, situación con la que coincidió Sänia Veriane Pereira de Almedia, quien estuvo acompañada de Janine Ladeira de Avelar y Wesley Simones, parte de la comitiva brasileña.